Encuentre lo que busca en nuestra web de la forma más rápida

¿Sabía que...



...En joyería se utilizan perlas cultivadas por el hombre? El proceso de cultivo imita el proceso natural de formación de la perla: se introduce, mediante una delicada y minuciosa operación, una pequeña partícula en la ostra; luego se devuelve la ostra al mar y de forma natural la ostra rodea esa partícula injertada con el preciado nácar dando lugar, pasado un tiempo, a la perla. Las perlas cultivadas se pueden clasificar según cuatro parámetros: su lugar de procedencia, el tipo de ostra (o mejillón) en la cual se han formado, el color dominante de la propia perla, y el tipo de cultivo al cual se han sometido. A pesar de la gran cantidad de variables que este hecho nos ofrece, las perlas suelen dividirse en 5 grandes familias: 1) Perlas Mares del Sur (Variedad clara o australiana); 2) Perlas Mares del Sur (Variedad oscura o ?De Tahití?); 3) Perlas de Agua Dulce (proceden de los lagos de China); 4) Perlas Akoya (proceden de Japón); y 5) Perlas Keshi: son estas un caso especial, pues las Keshi son las perlas naturales que se forman mientras se insemina una ostra para que produzca una perla cultivada. Las Keshi son perlas de gran valor dadas su rareza, su gran tamaño y sus diferentes formas.